Arquitectura

Casa del Agua

Rinde homenaje al agua y a los árboles; está diseñada en forma de herradura para celebrar una cascada cuyo rumor se mezcla con los ruidos del bosque. Localizada en Valle de Bravo, fue creada por Félix Blanco.  La diversión y el descanso se conjugan en esta residencia planeada para pasar un ameno fin de semana en plan familiar. No está aislada,...

Rinde homenaje al agua y a los árboles; está diseñada en forma de herradura para celebrar una cascada cuyo rumor se mezcla con los ruidos del bosque. Localizada en Valle de Bravo, fue creada por Félix Blancocasa-del-agua-bosque-felix-blanco-2

La diversión y el descanso se conjugan en esta residencia planeada para pasar un ameno fin de semana en plan familiar. No está aislada, sino que se encuentra entre un conjunto de casas al interior de un tupido bosque. Sin embargo, se distingue de las demás por su peculiar forma envolvente, como una herradura que rinde homenaje al agua: la corriente corre por debajo de la construcción y llega a una cascada que se aprecia desde la sala, el comedor y todas las áreas en las que la convivencia es central. Si el exterior pudiera ser húmedo y frío, aunque disfrutable, el interior es siempre cálido y reconfortante, diseñado para sentirse en un verdadero hogar gracias a la madera y otros materiales como el mármol y el basalto, con terminados que recuerdan a los de las cabañas tradicionales. casa-del-agua-bosque-felix-blanco-3

La zona más protegida para lograr un descanso pleno da lugar a tres recámaras con grandes ventanas que enmarcan un paisaje del bosque. Aquí continúa la constante presencia del agua: a través de estas habitaciones también es visible el riachuelo que luego forma la cascada, apreciada plenamente desde la recámara principal. El gozo continúa en el exterior, ya que el acceso a la naturaleza es total, pero a partir de la influencia de una casa que, en su estructura, combina las tejas, la madera y los tabiques tradicionales con el concreto, el acero y el cristal. casa-del-agua-bosque-felix-blanco-1

El agua nunca se olvida en esta casa. Un espejo de agua recibe a los visitantes que llegan a la construcción desde la planta alta, ya que el terreno tiene un declive que fue aprovechado para el recorrido. En la gran terraza hay un jacuzzi; además, desde aquí se accede, por medio de escaleras, a un jardín que permite estar cerca de la cascada para escuchar mejor su agradable y relajante rumor. Por si fuera poco, en la sala comedor hay otro espejo de agua que une el área frente a la cascada y la que da al bosque.

Puedes leer el artículo completo la edición 40 de México DESIGN.

Investigación y textos: Víctor Ortiz Partida

Fotos: Jorge Silva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *