Arquitectura

Brutopía urbana

El concepto Brutopia surge de la combinación de las palabras “Bruselas” y “utopía” y fue elegido pensando en un proyecto supuestamente imposible de realizar pero que hoy es una realidad. El proyecto residencial ubicado en la capital de Bélgica fue financiado y planeado por sus mismos habitantes, quienes se basaron en los principios de durabilidad, prosperidad, ecología y diversidad social para llevarlo...

El concepto Brutopia surge de la combinación de las palabras “Bruselas” y “utopía” y fue elegido pensando en un proyecto supuestamente imposible de realizar pero que hoy es una realidad. El proyecto residencial ubicado en la capital de Bélgica fue financiado y planeado por sus mismos habitantes, quienes se basaron en los principios de durabilidad, prosperidad, ecología y diversidad social para llevarlo a cabo.

El complejo se sitúa en un barrio boscoso, cerca del centro de arte contemporáneo Wiels. Con él, sus habitantes pretendían disfrutar de los beneficios de vivir en la ciudad bajo la consigna de no pagar más de la cuenta, así que decidieron formar una organización sin fines de lucro para su gestión, desarrollo y posterior construcción.

Stekke + Fraas fue el estudio encargado de materializar la idea que consta de dos edificios: un total de 29 departamentos, unidades de negocios y un centro comunitario para personas de la tercera edad.brutopia_architecture_house_departamento_design_02

Brutopia comenzó a erigirse con un equipo 15 personas, todos conocidos entre sí y todos con un mismo deseo: una vivienda asequible, aunque de calidad, ecológica y arquitectónicamente funcional. Para la construcción se hicieron grupos de trabajo clasificados según las capacidades individuales de los voluntarios; así, el resultado fue un proyecto comunitario perfectamente ejecutado.

Los departamentos fueron diseñados acorde a las necesidades de sus futuros habitantes: pisos iluminados, espacios abiertos, estacionamiento para bicicletas y simplicidad fueron algunas de las cualidades que se solicitaron enfáticamente al estudio. Además, el desarrollo se prestó para la experimentación con distintos materiales, como el acercamiento a la tecnología led aplicada en paneles de aluminio que incrementaban las propiedades reflectantes de la luz. Situados al lado de un jardín comunitario, poseen instalaciones compartidas, incluyendo cuarto de lavado y un espacio multifuncional que mejora la interacción dentro del entorno.

Solo dos de los 29 apartamentos no alcanza el estatus Passivhaus –concedido a viviendas que utilizan métodos naturales para proporcionar calefacción.

brutopia_architecture_house_departamento_design_03

Habitantes de todas las edades, orígenes y ocupaciones contribuyen a la diversidad de este interesante experimento urbanístico que se apoya además en la inclusión de pequeños espacios comerciales, asegurando un mayor control de la economía local.

La mayoría de los departamentos fueron entregados a sus ocupantes totalmente vacíos y con posibilidad de ser configurados y decorados según se necesitara, salvo una selección especial con acabados en madera contrachapada y propuesta de mobiliario.

Para Fraas, la Brutopia se volvió brupossible y para sus habitantes la ciudad se reencontró con la comunidad.

Textos: México DESIGN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *