Arquitectura

Landa Arquitectos

Agustín Landa: reinventar la ciudad El futuro está en la reinvención, y en Landa Arquitectos lo saben. Sus proyectos a gran escala, como Pabellón M, o sus edificios residenciales, muestran el orgullo histórico de Monterrey, pero también a la ciudad de avanzada artística y tecnológica en la que se está convirtiendo. No tiene caso proyectar sin buscar participar y cultivar...

Agustín Landa: reinventar la ciudad

El futuro está en la reinvención, y en Landa Arquitectos lo saben. Sus proyectos a gran escala, como Pabellón M, o sus edificios residenciales, muestran el orgullo histórico de Monterrey, pero también a la ciudad de avanzada artística y tecnológica en la que se está convirtiendo. No tiene caso proyectar sin buscar participar y cultivar un sentido de pertenencia. “Un buen edificio debe reflejar lo mejor de la ciudad y de su gente”, explica Agustín Landa.

Agustín Landa

Agustín Landa Ruiloba

En 2013 la oportunidad de renovar el entorno llegó a Landa Arquitectos con la proyección y construcción del enorme Pabellón M, iniciado por Agustín Landa Vértiz y continuado por Agustín Landa Ruiloba: 19,485 metros cuadrados, cincuenta pisos de altura (la segunda torre más alta de Latinoamérica), estructura de concreto y la tarea de unificar en un solo espacio auditorio el hotel con 178 habitaciones, centro comercial, despachos de oficinas y helipuerto.

02 Pabellon M

Pabellón M

El centro de Monterrey resulta ser un espacio más visitado por turistas que por parroquianos, y justo allí, en “una zona que estuvo en decadencia por décadas”, Agustín Landa ideó Pabellón M: “Cuando diseñamos el edificio sabíamos que estábamos interviniendo un espacio con historia y que además ofrecía enormes posibilidades para transformar la ciudad. Al hacer una inversión de esta escala, el ingeniero Salomón Marcushamer buscaba inyectar dinamismo al centro para así aprovechar la infraestructura existente y comenzar a detener la expansión sin control de la ciudad hacia sus periferias. En el proyecto arquitectónico integramos distintos usos a fin de que el edificio tuviera siempre actividad y se convirtiera en un punto que congregara a todo Monterrey. Esto nos lleva a la condición del complejo como símbolo: el edifico y el auditorio fueron concebidos como un hito urbano”.

Lee este artículo completo en nuestro anuario Elementales.

 

Entrevista: Dolores Garnica

Retrato: Loreto Villarreal

Imágenes: Landa Arquitectos

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *