Interiorismo

Hotel Rangá

En la Islandia meridional, un refugio conformado por acogedoras cabañas contiguas contrasta con el temperamento de los prados. Hotel Rangá no se reduce a ofrecer dónde dormir: es un lugar para divertirse tanto si uno va con actitud de explorador como si se encuentra más dispuesto a realizar actividades caseras, entre muros. No hay recoveco que escape del calor o...

En la Islandia meridional, un refugio conformado por acogedoras cabañas contiguas contrasta con el temperamento de los prados. Hotel Rangá no se reduce a ofrecer dónde dormir: es un lugar para divertirse tanto si uno va con actitud de explorador como si se encuentra más dispuesto a realizar actividades caseras, entre muros.

No hay recoveco que escape del calor o en el que no se antoje estar. Además, basta asomarse por la ventana o dar unos pasos fuera del hotel para ser testigos de las coloraciones que el viento solar, en contacto con el campo magnético de la Tierra, es capaz de producir: las auroras polares (boreales, en este caso).

Sus habitaciones de madera, como el resto de la estructura, son amplias y muy diferentes entre sí. Un claro ejemplo son las suites temáticas: cada una caracteriza, con su interiorismo, a un continente distinto; no obstante, todas consiguen entonar con el paisaje que se extiende afuera.

Hechas para ofrecer calor y comodidad, con sus muebles y accesorios propician un ambiente ideal para escapar fácilmente del frío y tener el ánimo siempre dispuesto a la convivencia.

 

Lee el artículo completo en la edición 43 de México Design.

 

Texto: Debra Figueroa

Fotos: cortesía

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *