Interiorismo

The Shingle House

Con el objetivo de preservar tradiciones británicas, el despacho NORD construyó The Shingle House en una playa de Dungeness, Inglaterra, un territorio donde no solo abundan faros, pescadores y trenes, además ofrece la oportunidad de vivir una experiencia diferente en cada estación del año. Construida por NORD en una reserva natural, la casa combina muros con terminado de madera inspirados...

Con el objetivo de preservar tradiciones británicas, el despacho NORD construyó The Shingle House en una playa de Dungeness, Inglaterra, un territorio donde no solo abundan faros, pescadores y trenes, además ofrece la oportunidad de vivir una experiencia diferente en cada estación del año.

Construida por NORD en una reserva natural, la casa combina muros con terminado de madera inspirados en una típica cabaña pesquera y la modernidad funcionalista contemporánea en el uso del concreto. También puede ser expuesta a vistas de las diferentes estaciones del año y cerrada en los fríos inviernos. La cocina, diseñada por David Mellor, cuenta con una puerta de vidrio que da a un patio exclusivo.

En la planta baja se encuentran tres dormitorios dobles, así como una pequeña y acogedora sala de estar con chimenea. El baño privado luce una tina hundida de hormigón negro, así como una duela de madera púrpura inspirada en la hierba azul que crece en las inmediaciones durante la primavera.

En el área del comedor se disfruta de una conexión con el entorno gracias a las puertas de vidrio que abarcan todo el muro —conservando su privacidad— y pueden ser abiertas en su totalidad para que la luz del sol entre al espacio y se sienta más amplio. En el interior de la habitación se observa cómo el paisaje parte de una angosta pero alargada ventana, suficiente para deleitarse con una obra de arte natural, en un ambiente de paz y comunión con la reserva.

Dungeness es un territorio inusual para semejante propuesta, pero tiene la suerte de alojar esta simple y monumental casa negra que responde al paisaje de la reserva natural sin dejar atrás las costumbres y tradiciones de los habitantes aledaños.

Terminada en tejas negras alquitranadas en su exterior, The Shingle House combina hormigón y madera en los interiores y se fija en el entorno de la mejor manera.

 

Fotos: Charles Hosea y cortesía de Living Architecture

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *