Interiorismo

Verónica Pozas

LA CAJA taller de arquitectura El colegio donde Verónica Pozas pasó nueve años de su infancia fue diseñado por el destacado arquitecto del movimiento moderno en México Enrique de la Mora: un lugar que sería determinante para lo que vendría en años posteriores, ya que al habitarlo comenzó a entender de espacialidad y a interesarse en ella. Verónica nació en...

LA CAJA taller de arquitectura

El colegio donde Verónica Pozas pasó nueve años de su infancia fue diseñado por el destacado arquitecto del movimiento moderno en México Enrique de la Mora: un lugar que sería determinante para lo que vendría en años posteriores, ya que al habitarlo comenzó a entender de espacialidad y a interesarse en ella. Verónica nació en la Ciudad de México, pero desde pequeña ha vivido en Monterrey.

Casa Guatemala

La arquitecta entró a la industria siendo aún estudiante, comenzó en el área de administración de proyectos en una constructora y posteriormente trabajó en distintas firmas hasta que llegó el proyecto que le permitió crear su propio despacho. Sin duda, haber trabajado con el arquitecto Agustín Landa Vértiz durante siete años marcó de forma positiva su práctica profesional. “Estuve durante un año diciéndole que me dejara trabajar con él, que quería aprender arquitectura”.

Casa Guatemala

Verónica siempre quiso tener su propio taller de arquitectura. Ahora, ya con una carrera consolidada, lleva sus distintos proyectos desde casa, lo que le permite intercalar la arquitectura con su vida como mamá.

Casa Guatemala

¿Qué te motiva a crear?

Encontrar el orden, las relaciones, las exactitudes, los contrastes. Comunicar, conectar personas con personas y personas con el lugar que las rodea.

Casa Guatemala

Nadar, leer, ver cine documental y escuchar música son actividades que Verónica hace en sus ratos libres y que —como ocurre en casi toda disciplina creativa— son complemento y nutrición del proceso que sigue una arquitecta para la concepción de una idea. “Ahora sobre mi buró tengo Building atmosphere de Peter Zumthor y Juhani Pallasmaa, un libro de cuentos de Jorge Luis Borges y Los pasos de López de Jorge Ibargüengoita”. Documentales como Schooling the world, entrevistas sobre arquitectura, historia, política, sociales, filosofía y temas ambientales forman parte de sus intereses cotidianos. Verónica disfruta de tomar un buen café y escuchar jazz, blues y bossa nova mientras se dedica a la arquitectura. “Cuando no trabajo, estoy con mis hijos en sus partidas de ajedrez o juegos de futbol. Disfruto mucho ir al cine y platicar con amigos”.

El enamoramiento hacia la profesión viene con el tiempo, comenta Verónica. “Cuando te das cuenta de que puedes pasar horas haciendo algo sin que el cansancio sea un factor determinante, de que lo que estás haciendo te funciona como bálsamo ante cualquier situación”.

Me interesa la estructura como orden intrínseco.

Viakem

¿Qué es lo qué más te interesa desarrollar en tu trabajo y cómo ha cambiado tu perspectiva al respecto desde que comenzaste?

Me interesa la estructura como orden intrínseco. La materialidad, en cuanto a su capacidad de establecer relaciones claras y profundas con el ser humano y su entorno. Al principio de mi carrera me interesaba más lo visual, lo puro, pero con el tiempo he descubierto que la variedad de texturas, colores, contrastes de luz y sombra enriquece mucho más al proyecto que una sola experiencia plana.

Viakem

Belleza es todo aquello que produzca paz, aquello que te haga detenerte para contemplarlo, aquello que te sorprenda y deleite.

¿Podrías hablarnos a grandes rasgos de la importancia de la fuerza y percepción femenina en los proyectos que realizas?

Las mujeres estamos acostumbradas, históricamente, a realizar un papel integrador dentro de cualquier circunstancia que se nos presente. Nuestra percepción tiende a ser holística y solemos tener un interés natural por los detalles, las uniones, las transiciones y todo aquel elemento que —trabajado de manera adecuada— forme un sistema, que genere experiencias completas para el ser humano.

Viakem

La casa en Guatemala es el proyecto que más satisfacciones le ha dado a Verónica, no solo porque se construyó con el mismo cariño y cuidado con el que se proyectó, sino porque sus habitantes la disfrutan plenamente. Por otro lado, menciona que el proyecto del Concurso del Centro Deportivo fue un ejercicio en colaboración altamente gratificante porque logró una propuesta de diseño sólida que recoge y funde, bajo un mismo concepto, las posturas de los tres integrantes de LA CAJA taller de arquitectura.

 

Entrevista: Roberto Cárdenas

Fotos: cortesía de ©LA CAJA taller de arquitectura

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *