Interiorismo

Mariangel Coghlan

Diseñar para las personas Una casa de muñecas, la Fuente de los Amantes de Barragán y sus constantes visitas a “la obra” gracias al trabajo de su padre —donde se sentaba a observar lo que sucedía a su alrededor mientras jugaba con los sobrantes de madera— son destellos que aparecen en la mente de Mariangel Coghlan como recordatorios de un...

Diseñar para las personas

Una casa de muñecas, la Fuente de los Amantes de Barragán y sus constantes visitas a “la obra” gracias al trabajo de su padre —donde se sentaba a observar lo que sucedía a su alrededor mientras jugaba con los sobrantes de madera— son destellos que aparecen en la mente de Mariangel Coghlan como recordatorios de un pasado que trazaba a la interiorista que es ahora. “Siempre supe que me dedicaría a algo creativo, sin embargo tomé mi decisión final poco antes de entrar a la universidad”.

En cuanto a sus influencias, Mariangel menciona: “Admiro mucho a Barragán, especialmente por la concepción que tiene de los espacios interiores; su Casa-Estudio me parece magistral, sobre todo al considerar el tiempo en el que fue realizada. Michael Thonet, sus diseños y su historia me parecen fascinantes; me encanta la estética de sus sillas y considero sorprendente la cantidad de piezas que su firma ha producido, además de haberse convertido en una empresa que sigue creando diseños innovadores a más de un siglo de su fundación. De Patricia Urquiola me atrae su capacidad creativa, me gusta su filosofía de aprovechar al máximo las circunstancias que nos haya tocado vivir”. La estética de Oki Sato —fundador de Nendo— también es inspiración para Mariangel, ya que en cada uno de sus diseños “demuestra su enorme capacidad para crear con elegancia y sin estridencias”.

Un espacio de revista no tiene que ser nuestro objetivo, el diseño tiene que estar en función de las personas.

En sus primeros años como interiorista se encontró con las implicaciones de diseñar espacios a escala 1:1. Más allá de eso, siempre se ha interesado por estudiar lo que pasa alrededor del diseño: lee muchas revistas y sigue una gran cantidad de blogs especializados, además de ser amante de los viajes, que le sirven para analizar tendencias e intercambiar opiniones y puntos de vista con otros expertos.

Mariangel Coghlan agradece la oportunidad de servir a la comunidad mediante un trabajo, que procura realizar a la perfección en función de los otros, cuidando cada detalle: “No me voy a dormir sin repasar lo que podría hacer mejor al día siguiente”. Ama su profesión, disfruta cada etapa del proceso al transformar un espacio y se emociona al ver sus ideas convertidas en realidad.

Almendros

La arquitectura en México tiene una trayectoria espectacular, que admiro y respeto.

En cuanto a las opiniones sobre su obra la diseñadora se ha vuelto más relajada y se enfoca en disfrutar lo que hace; antes que la crítica, es el habitante de los espacios quien debe quedar satisfecho. “Diseño para personas: lo más importante —cuando realmente cobra sentido mi trabajo— es mejorar la calidad de vida del individuo por un resultado bien logrado”.

La diseñadora considera que el equilibrio entre forma y función es indispensable para llegar a un buen diseño y busca en cada proyecto la satisfacción continua entre el habitante y el espacio. Hoy por hoy, su firma desarrolla varios proyectos residenciales, mientras ella consolida su tienda en línea y comienza su primera distribución oficial en Mérida.

Roble

Mariangel y su equipo de trabajo creen firmemente que la arquitectura en México tiene una trayectoria espectacular: “Me gustaría que se valorara la idea de pensar en los otros antes que en uno mismo. Un espacio de revista no tiene que ser nuestro objetivo, el diseño debe estar en función de las personas. Para mí un diseño funcional es aquel que hace feliz”.

Roble

Entrevista: Romina González

Imágenes: Mariangel Coghlan y Héctor Velasco Facio

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *