Interiorismo

Josefina Larraín Lagos

Reyes Ríos + Larraín: Preservar la memoria colectiva Filósofa por la Universidad de Friburgo, restauradora por convicción y chilena de nacimiento, Josefina Larraín Lagos vivió en distintos países gracias a la profesión de su padre —filólogo clásico. Hasta sus 19 años vivió en Alemania, posteriormente decidió probar suerte: llegó a Nueva York en 1988 y a México en 1990, para...

Reyes Ríos + Larraín: Preservar la memoria colectiva

Filósofa por la Universidad de Friburgo, restauradora por convicción y chilena de nacimiento, Josefina Larraín Lagos vivió en distintos países gracias a la profesión de su padre —filólogo clásico. Hasta sus 19 años vivió en Alemania, posteriormente decidió probar suerte: llegó a Nueva York en 1988 y a México en 1990, para establecerse finalmente en Yucatán.

Sabor a Miel

Paz y silencio son el mejor método de desbloqueo.

El interés de Josefina por la arquitectura se debe a la oportunidad de explorar las distintas formas de vida que puede ofrecer un espacio, ese es el reto que más la motiva. La jardinería y la lectura son otras de sus pasiones, aunque convivir con su familia y amigos es lo que más le hace feliz. “Nunca he perseguido una carrera en arquitectura. Mis estudios formales fueron en filosofía y, sin realmente pretenderlo, mi práctica profesional ha estado ligada al arte y la restauración arquitectónica”, menciona.

Fue su estancia en Nueva York, rodeada de la comunidad de artistas de Tribeca —un barrio aún decadente y lleno de pensamiento crítico—, la primera experiencia que le hizo sentir la emoción de las posibilidades creativas que ahora desarrolla. Entre los referentes de su firma actual se encuentran el haber trabajado en cine con Nicky de Saint Phalle y Philip Mathews haciendo escultura, así como con Paul Fullerton restauración mural y escultórica. Sus primeras experiencias profesionales consistieron en restaurar la pintura mural de la torre de agua de Coral Gables, del Hotel Biltmore, y las esculturas de la Villa Vizcaya —todas ellas en Miami, Florida.

Nuestra misión está en mejorar la calidad de vida de las personas a través del diseño. El estilo es solo una consecuencia.

¿Por qué elegiste Mérida como tu lugar de residencia?

Luego de residir en Europa y Estados Unidos, la búsqueda de una forma de vida menos complicada y más humana me llevó a conocer México. Recorrí una buena parte del país y encontré que Yucatán era un lugar de costumbres simples pero con mucha riqueza cultural.

¿Cuáles son las principales problemáticas que enfrentas en la restauración de espacios coloniales?

Analizar y descubrir lo que hay detrás de los materiales, las formas y los elementos constitutivos de cada espacio o edificio. Es decir, entender las posibilidades que las preexistencias nos ofrecen para darles un nuevo significado que les permita proyectarse y seguir trascendiendo en el tiempo.

¿Consideras que tu profesión puede tener un impacto social?

El mayor que puede tener es ayudar a preservar la memoria colectiva y revalidar nuestro sentido de pertenencia en el tiempo presente.

¿Cómo ha cambiado tu perspectiva respecto a la arquitectura y la restauración al día de hoy?

Como nunca antes, estamos convencidos del valor que aporta al diseño, al identificar y atender las necesidades universales implícitas en cada proyecto. Esto incluye trabajar con elementos y materiales locales bajo una visión de sustentabilidad global, combinar lo originario con los recursos e ideas que provienen de otras partes del planeta.

Casa Grande

¿Cuál es el valor del trabajo femenino en la arquitectura de interiores?

En mi caso, quizás la sensibilidad para crear ambientes donde el material, el color y lo háptico capturen la esencia del espacio y te hagan sentir en consonancia con los tangibles e intangibles que introducimos en cada diseño.

R&X

¿Y el mayor reto en tu carrera?

Combinar mi práctica profesional con mi trabajo social como presidenta de la Asociación Síndrome de Down Peninsular (IAP). Al mismo tiempo, ser madre de una persona con discapacidad en una sociedad poco inclusiva y dedicar mis dos hijos el tiempo de calidad que se merecen.

¿Qué consejo darías a los jóvenes arquitectos que comienzan su carrera?

Enfocarse en lo que les apasiona y motiva, sin escatimar en el trabajo y esfuerzo que ello signifique. En eso reside el sentido de nuestras vidas.

Entrevista: Graciela Romero

Imágenes: Rolando Córdoba, Onnis Luque, Pim Schalwijk, Marcélo Troché y Hétor Velasco

Retrato: Alba Balam

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *