Arquitectura

The Life House

Como si fuera el principio de una colina en el paisaje abierto de Llanbister, Reino Unido, The Life House marca el horizonte y esboza una distinta manera de habitar el espacio arquitectónico. Cada trazo parte de un diseño moderno, sin apego a algún estilo, para reflejar su esencia. El programa arquitectónico se organiza como una serie de esclusas independientes que...

Como si fuera el principio de una colina en el paisaje abierto de Llanbister, Reino Unido, The Life House marca el horizonte y esboza una distinta manera de habitar el espacio arquitectónico. Cada trazo parte de un diseño moderno, sin apego a algún estilo, para reflejar su esencia.

El programa arquitectónico se organiza como una serie de esclusas independientes que se unen por dos corredores ubicados al final en un ángulo recto —como si fuera una “L” ramificada— para invitar a sus habitantes al fluir del tiempo en pasajes que generan vistas interiores ampliadas, un diseño que comparte algunas características con los claustros monásticos. Los pasillos, a veces bien iluminados, a veces sombreados, representan más que solo el tránsito de sus habitantes: son experiencias arquitectónicas, cada una diferente y con su propio carácter.El arquitecto John Pawson, al experimentar con la masa y la orientación, ha logrado producir una composición pensada desde el principio para ser parte de su entorno sin necesariamente camuflarse. Sus ladrillos oscuros en las fachadas emulan a las aulagas ennegrecidas que la rodean, mientras los más ligeros —en el interior— hacen referencia a la yesca que se extiende hasta perderse de vista.

Bajo la premisa de crear una “choza” contemporánea, los espacios comunitarios y privados se moldean para propiciar rituales y actividades específicas. En The Life House esto se traduce en espacios con funciones específicas —impermeabilidad—, pero también en una serie de atmósferas finamente calibradas y áreas permeables que, al final, evocan aquellas etapas y situaciones en que nos reinventamos.

 

Lee este artículo en la edición 43 de México DESIGN.

 

Texto: Ulises Jiménez Ruvalcaba y Andrea Sánchez Pérez

Fotos: ©McCarragher y Hazel Gwatkins Photography

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *