Diseño

Design Week 2017 en escena

A solo un año de recibir el nombramiento de la World Design Capital 2018 se celebró en la Ciudad de México por novena ocasión la Design Week, en la que creativos internacionales, nacionales y artesanos mexicanos brindaron una panorámica de sus proyectos a través de documentales, conferencias, instalaciones y diversas actividades en torno al diseño. También se presentaron diversas exposiciones, algunas...

A solo un año de recibir el nombramiento de la World Design Capital 2018 se celebró en la Ciudad de México por novena ocasión la Design Week, en la que creativos internacionales, nacionales y artesanos mexicanos brindaron una panorámica de sus proyectos a través de documentales, conferencias, instalaciones y diversas actividades en torno al diseño. También se presentaron diversas exposiciones, algunas de las cuales continuarán en los siguientes meses.

Se inauguraron dos exposiciones efímeras en el Museo Tamayo: Visión y tradición e Inédito. Visión y tradición mostró una faceta informativa que explora los juegos de intercambio y trabajo colaborativo entre diseñadores mexicanos, diseñadores suizos y artesanos de Puebla. El panel estuvo formado por dos diseñadores mexicanos, así como por tres representantes del equipo de artesanos. La exposición únicamente mostró el trabajo final y no brindó detalles acerca de las intenciones de los procesos o la función del diseño, ni tampoco abundó demasiado entre el diálogo de habilidades, técnicas y conocimientos entre los creativos, lo cual hubiera abonado una perspectiva más interesante del proyecto.

Un cortometraje intentó darnos su imagen del intercambio. Escuchar, de entre toda la plática, a los artesanos ahondar entusiasmados sobre el proyecto, sobre cómo el diseño empujó sus habilidades al límite y cómo se sintieron satisfechos de los resultados agregó una arista al discurso, un sentido humano, pues el video realzaba al taller sin dar mayor contenido y la exposición secundaba esta misma línea.

Por otro lado, Inédito presentó diversos proyectos que aún no salen al mercado de varias marcas y despachos de diseño industrial en la ciudad. Fue muy grato encontrar piezas que seguían de manera afortunada la orientación de varias ferias del diseño internacional y muchas otras que reinterpretaron estas tendencias para apropiárselas y poder decir que era buen diseño mexicano.

En los jardines exteriores del Museo Tamayo y como el gesto arquitectónico más significativo dentro de Design Week se construyó el Pabellón comisionado: Parteluz, del despacho Materia, un espacio que pretende ser un detonador de experiencias. Columnas de concreto y una estructura de madera a manera de estereotomía re-crean diferentes sombras y vistas del bosque. Formalmente, es imposible no percibir la influencia de Peter Zumthor. El pabellón, erguido antes del sismo del 19 de septiembre, aquí cobra relevancia, pues al ser efímero y de concreto resignifica temas como la temporalidad y la permanencia.

El país invitado de Design Week 2017 fue Suiza. Dentro del ciclo de conferencias el director de la ECAL University of Art and Design of Lausanne brindó desde una charla sobre tecnologías muy sofisticadas aplicables en un diseño industrial más experimental hasta tecnología cotidiana llevada al límite, proponiendo con sus ejemplos y muestras que es deber de la academia y los alumnos empujar esas barreras que las marcas y las grandes industrias le imponen al diseño.

Una museografía responsiva, modular e innovadora que ha viajado por todo el mundo de la producción de cinco años del diseño gráfico de esta universidad da una prueba tangible de su trabajo en la recién inaugurada exposición en el Centro de Cultura Digital. Además, se inauguró en el Museo de Arte Moderno la exposición 100 años de diseño suizo, basada en otra exposición anterior presentada en Zúrich, pero adaptada con objetos relevantes de diseñadores suizos que de algún modo han tocado el diseño mexicano, así como de diseñadores mexicanos que han trabajado en Suiza. La exposición al final nos habla de la innegable influencia de los creadores de la tipografía Helvética en el diseño mundial.

Se suman a lo anterior la feria y el bazar de diseño, intervenciones de interiorismo y otras actividades dentro del tema. El programa, que desde un inicio ha funcionado como espacio de exhibición, escaparates de tendencias y salas de debate, tiene ahora un nuevo matiz visto desde el cristal de la experiencia del sismo del 19 de septiembre. A un año de que la Semana del Diseño cumpla una década y la Ciudad de México obtenga el nombramiento como Capital Mundial de Diseño 2018 “por su vibrante y vanguardista escena”, los debates, la vanguardia, las respuestas y la resiliencia que debe tener el diseño ante situaciones como los desastres naturales nos a la expectativa sobre lo que deberíamos revisitar y discutir profusamente la próxima edición.

El acceso a Design House, donde participan firmas como C Cúbica Arquitectos, Esencial, Esrawe Studio y Ezequiel Farca + Cristina Grappin. La entrada requiere boleto, y todo lo recaudado se destinará a la reconstrucción de inmuebles dañados por los sismos de septiembre. El costo de entrada es $100 adulto y $50 estudiantes, maestros y niños. Estará abierta hasta el 29 de octubre.

Texto: Osvaldo Ortiz

Imágenes: cortesía de ©Design Week México

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *