Arquitectura

MRD Arquitectos

Los clientes como primer motor La evolución de MRD Arquitectos ha sido, como toda aventura, inesperada; con decisiones, obstáculos y, más que nada, oportunidades que su fundador Antonio Morodo Díaz ha sabido aprovechar para convertirlas en aprendizaje. Además de ejercer la calidad humana como pilar, la firma ha crecido de manera ordenada y cuidando cada una de sus obras como...

Los clientes como primer motor

La evolución de MRD Arquitectos ha sido, como toda aventura, inesperada; con decisiones, obstáculos y, más que nada, oportunidades que su fundador Antonio Morodo Díaz ha sabido aprovechar para convertirlas en aprendizaje. Además de ejercer la calidad humana como pilar, la firma ha crecido de manera ordenada y cuidando cada una de sus obras como única, con sus necesidades, exigencias y esencia. “Hoy la oficina es completamente distinta a cuando iniciamos. Contamos con una estructura multidisciplinaria para ofrecer a nuestros clientes un proyecto con llave en mano, que abarque arquitectura, diseño de interiores y decoración”.

Yukon. Foto: Camila Cossio

“La confianza de nuestros clientes es nuestro primer motor”. El lado humano que conecta a la arquitectura con la sociedad es importante en el trabajo de MRD Arquitectos: el resultado es un sano equilibrio que les permite dominar la alta calidad de sus obras, desde el concepto más idóneo hasta el mínimo detalle. Al considerar los proyectos como un reflejo de sus clientes, su compromiso sobrepasa lo meramente profesional. Esta pasión los ha llevado a reinventarse. Una de sus constantes es buscar con creatividad —sin agotar caminos ni salidas— nuevas formas de visualizar su trabajo.

Su reinvención constante los ha llevado a forjar un discurso arquitectónico donde la base ha sido la atemporalidad. Creen con fervor que los grandes diseños saben envejecer, y que, sin importar lo que suceda alrededor, es necesario lograr un impacto positivo en el entorno y mejorarlo: “Apostamos a que nuestro proyecto resulte del contexto, la función y las necesidades específicas”. Este es uno de los preceptos que los rigen, ya que “es importante conocer muy bien las cualidades, defectos y particularidades del sitio, así como mantener una estrecha relación y transparencia con tu cliente.”

Precisamente, uno de los elementos que MRD Arquitectos más cuida en sus desarrollos es el plano ecológico; para ellos, más que una tendencia, es una nueva manera de pensar y de proyectar. Procuran dar mucha naturalidad a los elementos de diseño, en el que la estructura es tanto un elemento visible como un recubrimiento final. La apertura con la que en la firma conciben la potencialidad del diseño para forjarse su propio camino a través de un mapa de intenciones, forma y calidad los ha llevado a recibir y abrazar toda clase de proyectos; les gusta variar en todo lo que hacen y dar con ese toque único que define a sus trabajos, así se trate del ramo residencial, corporativo, público o comercial.

Miró. Foto: Onnis Luque

MRD Arquitectos se ha forjado un camino estable. Avanzan al ritmo que desean y ven hacia adelante con una visión clara y ordenada ante toda circunstancia. Esperan involucrarse próximamente en un desarrollo de carácter público para tener un mayor impacto urbano y social, con el toque que los caracteriza: hermanar la parte humana con la profesionalidad del oficio y el arte de la arquitectura.

Antonio Morodo Díaz recomienda a los arquitectos jóvenes que adquieran una visión muy clara a corto, mediano y largo plazo; conocer sus debilidades y fortalezas les permitirá resolver problemáticas para alcanzar cualquier meta. La disciplina, para él, es la columna vertebral de una exitosa trayectoria.

Prado Sur

Prado Sur

Lee este artículo en la edición 45 de México DESIGN.

 

Entrevista: Isabel Hion

Fotos: ©Camila Cossio y Onnis Luque

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *