Interiorismo

867

El proyecto, encargado por una joven familia al despacho Bourgeois / Lechasseur Architectes en la zona Montcalm en Quebec, Canadá, implica la remodelación integral de un edificio del año 1924, en cuya planta baja encontraron su hogar. El lugar se pensó para ser espacioso, luminoso y funcional. La vida familiar sucede en una gran área que atraviesa el edificio de...

El proyecto, encargado por una joven familia al despacho Bourgeois / Lechasseur Architectes en la zona Montcalm en Quebec, Canadá, implica la remodelación integral de un edificio del año 1924, en cuya planta baja encontraron su hogar.

El lugar se pensó para ser espacioso, luminoso y funcional. La vida familiar sucede en una gran área que atraviesa el edificio de este a oeste, donde la luz natural ingresa. La precisión en cada parte y los detalles minuciosos generan un entorno urbano cómodo. Se añadieron elementos estructurales de acero que permiten un espacio abierto y dan la sensación de libertad. Un panel de hormigón se inserta en el suelo del vestíbulo, mientras que una placa de vidrio translúcido se deposita cerca de la puerta para crear una esclusa en la entrada. Durante los trabajos de demolición una pared de ladrillo fue conservada para aprovechar su potencial decorativo.

El diseño de la cocina es muy simple: encimeras y anaqueles de cuarzo blanco reflejan suavemente la luz, dejando espacio para otras materias primas. En el otro extremo, una pared construida con tablones da un toque cálido a las habitaciones;  acero, ladrillo, cristal y madera en bruto son la paleta de color de este proyecto.

Algunas molduras alrededor de las puertas de la vivienda se conservaron para recordar su carácter colonial. Aunque el suelo no se pudo rescatar, fue reemplazado por madera del mismo tipo de cerezo que el original. En el otro extremo, una gran ventana con marco de aluminio sirve como elemento de transición entre el espacio exterior y la gran apertura de la estancia-cocina.

En el baño, la madera se recupera y expone. El suelo de esta área está cubierto con paneles de concreto pulido, mientras que una pantalla de cerámica blanca remata la pared.

Texto: Adonai Hernández Vázquez y Ulises Jiménez Ruvalcaba

Fotos: © Adrien Williams

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *