Ecodiseño

Sharingland: otros mundos posibles

Basta con recordar todo lo que un niño es capaz de hacer con una caja de cartón que hemos desechado para averiguar cómo imagina historias posibles e imposibles. Según Julio Cortázar los niños tienen un adultito dentro, tanto como el adulto lleva dentro de sí a su niño interno. Grandes y pequeños experimentamos la alegría de simular otros mundos hasta que llega...

Basta con recordar todo lo que un niño es capaz de hacer con una caja de cartón que hemos desechado para averiguar cómo imagina historias posibles e imposibles. Según Julio Cortázar los niños tienen un adultito dentro, tanto como el adulto lleva dentro de sí a su niño interno. Grandes y pequeños experimentamos la alegría de simular otros mundos hasta que llega la hora de la comida o del sueño.

Sharingland, de Ariel Rojo Design Studio, explora este concepto buscando un equilibrio entre las horas de entretenimiento digital y el análogo que viven los niños hoy día. Se trata de escenografías de corte teatral armadas con todo y accesorios, producidas en cartón cien por ciento reciclado y reciclable para que su huella ambiental sea todavía más pequeña que la de sus usuarios.

Una línea de guaridas y accesorios de cartón transporta a los niños a escenarios únicos que albergan todo tipo de aventuras imaginables: el espacio exterior, un castillo medieval, una granja con todo y molino de viento o un tipi indio armado de arco y flechas.

Los diseñadores Luis Albarrán y Ariel Rojo crearon Sharingland pensando en un juego que transmitiera su amigable mensaje a las futuras generaciones: descubrir la importancia de la creatividad, la imaginación y el compartir.

 

Imágenes: ©Ariel Rojo Design Studio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *