Max Cetto: el arquitecto alemán que acompañó los primeros pasos de Barragán

Discípulo de Heinrich Wölfillin y Hans Poelzig, residió en México donde contribuyó en algunos proyectos arquitectónicos importantes. 

La primera residencia en el fraccionamiento Jardines del Pedregal de San Ángel, en Ciudad de México, es una de las obras más sobresalientes de Max Cetto en nuestro país. Este arquitecto y académico alemán fue exiliado durante el Tercer Reich y después de una temporada viviendo en Estados Unidos, se mudó permanentemente a México, en donde convivió con varios arquitectos de renombre, como Luis Barragán y Jorge Rubio. 

Casa Estudio Max Cetto (Jardines del Pedregal) Fotografía actual de @casaestudiomaxcetto

Max Cetto nació en Coblenza, Alemania y se formó en las Universidades Técnicas de Darmstadt, Múnich y Berlín; además, fue discípulo de Henrich Wölfflin y Hans Poelzig. Tras destacarse en el concurso internacional para el edificio de la Liga de las Naciones en Ginebra, Suiza, fue invitado a formar parte del Congreso Internacional de Arquitectura Moderna. De esta manera, Cetto llegó a ser considerado como uno de los arquitectos alemanes más importantes de la primera mitad del siglo XX. 

A pesar de su relevancia en la arquitectura europea, con el inicio de la Segunda Guerra Mundial y la instauración del Tercer Reich, fue exiliado. En un principio, residió en Estados Unidos, donde tuvo la oportunidad de trabajar con Richard Neutra y Frank Lloyd Wright, pero un año después decidió mudarse a México. 

Casa Estudio Max Cetto (Jardines del Pedregal)

Una vez en México, fue bien recibido. Colaboró en proyectos arquitectónicos con José Villagrán, Jorge Rubio y Luis Barragán. Es en este último en quien más influyó. 

Las obras de Cetto en México se distinguen por una visión de la arquitectura que une la tradición europea con la arquitectura mexicana, al mismo tiempo que se hace uso de las tecnologías que la modernidad ofrece en ese momento. 

Un ejemplo de ello es la Casa Max Cetto, la primera casa construida en Pedregal de San Ángel, que parece estar integrada a la naturaleza, y que también muestra valores estéticos típicos del movimiento moderno. Esta obra es considerada un ícono de la arquitectura moderna en México.

No obstante, aunque en la actualidad son pocas las obras de Max Cetto en el país que siguen en pie, podemos destacar la casa-estudio para Rufino Tamayo, que se localiza en Tequesquitengo, Morelos, o la casa para el pintor Roberto Berdecio, también en Pedregal de San Ángel y el Hotel y Balneario de San José Purúa, en Jungapeo, Michoacán, si bien el diseño original de este último ha sido modificado. 

 

Casa Estudio Max Cetto (Jardines del Pedregal)

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito de compra
  • Su pedido está vacío