La Casa del Parque, de Tatiana Bilbao: un proyecto en la Perla Tapatía que tener presente dentro de la arquitectura mexicana actual

Por: Eva Lizbeth Márquez

En los últimos años Guadalajara ha sido escenario de importantes proyectos arquitectónicos que la han embellecido y sin los cuales ahora es imposible imaginar la capital del estado. Aunque son bastantes las obras de las cuales se puede hablar, en esta ocasión se le pretende brindar especial atención a un proyecto local no tan conocido como otros más populares. Nos referimos a la Casa del Parque, que parte del genio de Tatiana Bilbao

 

Foto: Tatiana Bilbao Estudio

El nombre de la arquitecta mexicana ya ha trascendido fronteras, pues ha participado en distintos proyectos en Europa, América y Asia, así como también ha sido galardonada con reconocimientos como el Premio Global de Arquitectura Sostenible (2014) y el Architzer Impact Award (2017), sólo por mencionar algunos. 

Su trabajo se caracteriza por un estilo que tiende a lo humanizado, a una disrupción del capitalismo a través de diseños sencillos pero que no olvidan lo estético y la armonía con el sitio en donde se encuentran. Además, es destacable el uso de pocos materiales, que en su mayoría son locales. 

 

Tatiana Bilbao, foto: Ana Lorenza

La Casa del Parque, de Tatiana Bilbao

El proyecto Casa del Parque se localiza en Ma Kara, Country Club, 44610, Guadalajara, Jal. Fue construido entre 2017 y 2018. Su nombre se debe a que se encuentra justo frente a un parque. Es un diseño que toma ventaja de las vistas a las que tiene acceso y orienta sus espacios en función a ellas. 

 

Foto: Tatiana Bilbao Estudio

En un área aproximada de 532 m2, Casa del Parque se encuentra elevada a dos metros sobre el nivel de la calle. Con el objetivo de aprovechar la iluminación y ventilación natural que ofrece su ubicación, se conceptualiza para que la construcción esté en el centro. De esta forma, el interior de los espacios estará en relación con la orientación del sol y la naturaleza cercana, lo que genera un vínculo con su entorno, el más próximo, el parque. 

 

Foto: Tatiana Bilbao Estudio

Así como en todos sus trabajos, los materiales utilizados son típicos de la región en la que se realizó el proyecto. En este caso, encontramos el ladrillo rojo, la cerámica y la madera; ladrillos con distintas tonalidades de café que responden a las paletas de colores comunes en Bilbao, capaces de armonizar con el espacio de forma natural en el espacio que se sitúa. Es perceptible cómo la parte estética se caracteriza por un estilo austero, sin ornamentos innecesarios, y que convive con la naturaleza preexistente. 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito de compra
  • Su pedido está vacío