Riccardo Sabatini: diseño en tiempos de redes sociales

 

 

Riccardo Sabatini es un espejo hacia la posmodernidad. Un perfil de MySpace que abandonaste a los quince años, una cuenta de Instagram cuya contraseña olvidaste. Tu primer Facebook plagado de fotos con tu ex quien, por cierto, tenía un horrible tupé que le cubría media cara. Imagina todo lo anterior y vuélvelo el tema de un diseñador multidisciplinario. Egresado de la Accademia Italiana, contratado por marcas de la talla de H&M, Sabatini es todo menos predecible. Pero no confíes en este texto, mira tú mismo su currículum:

 

 

¿Su trabajo? Crear mundos visuales. ¿Su propósito? Perderse en ellos. Recordándonos a los videojuegos de los 90’s que por poco y nos dejan epilépticos, cada pieza oscila entre la nostalgia y la novedad.

 

 

Proyectos improbables: Riccardo Sabatini

 

Las letras incomprensibles de tu primer Nintendo junto con los colores de la primera discoteca que visitaste (sin identificación, obvio). A continuación, la portada que creó para <3 LIPS, el proyecto musical de synthwave de Peter Zimmermann y Daria Danatelli. 

 

 

El hombrecito de plástico que amabas tanto y que un día tiraste en el estacionamiento de un supermercado y no lo recordaste nunca más. En 2015, Riccardo Sabatini fue invitado por el Artcenter IDA a celebrar el legado de un juguete icónico: PLAYMOBIL. En este proyecto, creó una serie de retratos aplicando distintos procesos, desde animaciones hasta imágenes en 8 bits.

 

Riccardo Sabatini

 

“No siempre trabajé en el diseño gráfico, tuve muchos empleos antes, y llegué al definitivo (creo) -ya no tan joven- (alrededor de los 27), pero jugar con imágenes ha sido una constante a lo largo de toda mi vida. Algo de bendición, algo de maldición.” – Riccardo Sabatini.

 

Riccardo Sabatini

 

Colores estridentes, algo de ansiedad social y un par de horas de jugar al Tetris. Riccardo Sabatini ha mirado profundo en nuestras almas. Está bien si después de leer esta nota tienes una súbita urgencia de resucitar tu blog de adolescencia.

Texto: Selene Flores

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito de compra
  • Su pedido está vacío