El Palacio de Minería y la arquitectura neoclásica en México

El Palacio de Minería es un recinto de estilo neoclásico diseñado y construido entre el año de 1797 y 1813 por el arquitecto de origen español Manuel Tolsa, el cual es considerado como el principal exponente de la arquitectura neoclásica en México, misma que durante el siglo XVIII tuvo un gran auge tras la ruptura con el estilo barroco.

 

El estilo neoclásico propone un concepto de belleza centrado en la sencillez, delicadas líneas, una excepcional simetría, proporciones sujetas a las matemáticas y leyes de medida; no obstante, dicho estilo arquitectónico explora el uso de los elementos básicos de la arquitectura clásica, tales como: bóvedas, columnas, frontones, cúpulas, además de órdenes dórico y jónico.

 

Detalle del interior del Palacio de Mineria

La irrupción con la arquitectura barroca quedó plasmada en la estructura del Palacio de Minería por la pulcritud de la estética con la que se trazó cada línea de su diseño, además de la mesurada elección de cada elemento que configura esta sublime construcción.

 

El  Palacio de Minería se caracteriza por los elementos de su fachada principal, gracias a la fuerte influencia de elementos griegos, así como también,  la impecable simetría que coloca al edificio entre dos calles, mismo que se define tras la colocación de ventanas en sus tres caras y el uso de arcos centrales entre columnas dóricas.

 

Detalle de columnas del Palacio de Minería

Elaborado en cantera gris el Palacio de Minería se encuentra ubicado en la calle Tacuba en el Centro Histórico de la Ciudad de México, este se reconoce como una de las piezas más emblemáticas de la arquitectura neoclásica del país no solo por la mítica historia que ha nacido alrededor de esta magistral pieza.

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito de compra
  • Su pedido está vacío