Las características de la arquitectura prehistórica

 

 

Cuando pensamos en arquitectura lo primero que viene a la mente son grandes rascacielos e icónicos puentes. Pero este arte abarca mucho más que las construcciones contemporáneas. Aquí te contamos un poco de los principios de la arquitectura, sus etapas y sus características.

 

La arquitectura prehistórica se refiere a las construcciones primitivas de las que se tiene conocimiento y vestigios de su existencia. A la arquitectura prehistórica se le puede dividir en tres periodos: paleolítico, mesolítico y neolítico.

 

Cuando el hombre era nómada, sus refugios eran temporales y móviles. Esto se debe a que eran grupos centrados en la caza y la recolección, por lo que no pasaban mucho tiempo en un solo lugar. Se aprovechaban refugios naturales, como cuevas o grutas, y los campamentos se construían con materiales ligeros, como huesos y pieles. A este periodo se le conoce como paleolítico.

 

 

Stonehenge, Reino Unido.

 

También te puede interesar: Los 10 puentes más icónicos del mundo

 

Durante el periodo mesolítico se incorporaron materiales nuevos a la construcción: arcilla y cerámica. Eran materiales de apoyo para los materiales usados en el paleolítico, además de que se desarrollaron instrumentos más ligeros para cocinar y comer, como platos y vasijas. Cuando se empieza a cultivar y a pastorear ganado, el humano deja de ser nómada y necesita tener refugios estables y útiles para vivir por largos periodos de tiempo. Es el último periodo de la Edad de Piedra y se llama neolítico. Durante este tiempo, se construyeron viviendas hechas de barro, madera y piedra. A finales de este periodo empiezan a experimentar con el uso del cobre, bronce y hierro.

 

¿Cuáles son las características de la arquitectura prehistórica?

 

El diseño de las viviendas solía ser muy elemental (dos paredes y un techo). Eran hechas de piedra, sin ningún tipo de mortero, y sólo eran apoyadas unas sobre otras. Este tipo de construcción se llama megalíticas. Se dieron durante todo el periodo neolítico y principios de la Edad de Cobre. Durante la Edad de Cobre y después, se hicieron construcciones ciclópeas. También eran construcciones sencillas de piedra, pero a menor escala y se utilizaban morteros sencillos de arcilla para hacer muros.

 

También te puede interesar: Colonial y neoclásico yucateco se combinan en Casa Reforma de Oriundo

 

                  Pille Dwelling Museum, Alemania

 

Los tipos de viviendas más populares en la arquitectura prehistórica

 

  • Cabañas o chozas formadas por entramados de ramas y plantas.
  • Grutas y cavernas. Estas podían ser artificiales o naturales, pero fueron acomodadas por el hombre para su conveniencia.
  • Son habitaciones lacustres de madera levantados sobre pilotes clavados en el fondo de un lago o pantano. Los palafitos más notables, por su extensión y número, se han encontrado en Suiza. Son de la etapa neolítica y se cree que se usaban para defenderse de los animales.
  • Crannógs. También son habitaciones lacustres en Irlanda. Eran tipo islotes sin dejar pasar agua debajo de ellas.
  • Son chozas de madera y arcilla en pantanos. Fueron descubiertos en Italia, pero también fueron abundantes en Dinamarca.

 

Texto: Paloma Sáenz

Fotos: Cortesía

Grupo México DESIGN México DESIGN

Website Security Test